Sección Mujer.

Aquí encontrarás algunas de nuestras noticias, artículos y puntos de vista sobre la lucha de la mujer en Guatemala, Ecuador y otras partes del mundo.

España: Noventa y nueve mujeres asesinadas por hombres. No son crímenes aislados aunque en el 2017 los hayamos clasificado en 10 tipos de feminicidios y otros asesinatos de mujeres. Noventa y nueve vidas arrebatadas por la violencia patriarcal y un espejo que nos refleja la expresión máxima de la desigualdad estructural de las mujeres.

De las 99 mujeres asesinadas en 2017, al menos 81 de ellas tenía algún vínculo o eran conocidas por sus asesinos. La mayoría de ellas, 53 mujeres (53,5%) fueron asesinadas por sus parejas o exparejas; mientras que hijos, padres, padrastros, hermanos, amigos y otros conocidos acabaron con la vida de otras 28 mujeres (siete niñas entre estas).

Presentamos la primera entrega del Avance de Informe de 2017, en una serie de 10 artículos que publicaremos a lo largo de marzo. También reestrenamos nuestra base de datos, Geofeminicidio, la Máquina de la Memoria, totalmente renovada, en la que, hemos registrado 900 mujeres asesinadas desde 2010.

 

Tomado del avance informativo 2017, elaborado por Feminicidio.net

Avance informativo 2017 sobre feminicidios en España
El documento es un avance informativo elaborado por Feminicidio.net que nos proporciona datos sobre hechos de violencia contra las mujeres.
Avance de Informe 2017 - Informes anuale[...]
Documento Adobe Acrobat [5.0 MB]

Ocho de marzo.

 

¿Porqué huelga y no acto conmemorativo?

 

Aunque para muchas personas, los datos no son, sino una estadística a la que ya se han ido acostumbrando, lo cierto es que la violencia contra las mujeres en todo el mundo, no es otra cosa, sino el reflejo de la descomposición social que arrastra a la sociedad a un estado demencial.

 

Cuando muchas de las mujeres pensamos en el ocho de marzo, lo hacemos desde la reflexión y no desde la celebración. ¿Qué se puede celebrar el ocho de marzo cuando, solo en Guatemala, se registraron entre enero y octubre de 2017, más de 54 mil embarazos a causa de violaciones sexuales? Las víctimas fueron mujeres de entre 10 y 19 años.

 

¿Acaso estas cifras son para celebrar? ¡No! Ante estos hechos, las mujeres debemos, ya que tenemos el derecho, de hacer huelga, de decir basta, de poner fin a todos los actos de violencia, de discriminación y de marginación, ya que las palabras para nombrar los actos violentos contra nosotras se han agotado. Las formas de violencia de género ya son innombrables, pues muchos hechos ya son prácticamente demenciales.

 

Los Estados promulgan los derechos y se generan políticas de atención a las víctimas. Pero, la pregunta sigue siendo: ¿qué pasa? ¿Por qué en lugar de disminuir aumenta la violencia? Siguiendo con el ejemplo de Guatemala, solamente de enero a octubre de 2017, el Ministerio Público recibió 51 mil 742 denuncias de violencia contra las mujeres. En ese mismo periodo, hubo 877 víctimas mortales a causa de actos violentos contra la mujer. Al finalizar el año, 2017, un promedio de 88 mujeres al mes (muchas menores de edad), fueron asesinadas.

 

 El miedo colectivo ha degenerado en muchos casos en una aceptación de la violencia de género, como algo natural. Pero, ¿es natural que el hombre maltrate a la mujer? ¿Es natural que las niñas sean violadas en sus propias casas por sus parientes? ¿Es acaso natural que las mujeres vivamos con miedo por el simple hecho de ser vulnerables?

 

Si realmente queremos cambiar esta situación, debemos involucrarnos todos en el cambio. Denunciar está bien y hay que seguir haciéndolo para poner en evidencia lo que nos sucede a las mujeres. Sin embargo, lo más importante es educar y cambiar. Para ello, lo mejor es reflexionar y actuar. No basta con condenar la violencia, hay que prevenirla, y para ello se hace necesario cambiar los valores de la sociedad. Y esos valores hay que inculcarlos en el hombre y en la mujer, porque el cambio no será solamente el resultado de la lucha de nosotras las mujeres, sino el resultado de la participación y el compromiso de tod@s.

 

Cuando la sociedad no juzgue equivocadamente a las mujeres víctimas de la violencia, entonces habremos ganado la batalla por el cambio.

 

¡Las mujeres nos queremos libres, vivas, feministas, combativas y rebeldes!

La Asociación Manabí apoya la huelga feminista que se desarrollará simultáneamente en multitud de países, porque creemos que son necesarios cambios urgentes para que las mujeres del todo el mundo puedan romper con las desigualdades y precariedades en las que vivimos, ejerciendo plenamente sus derechos.

Te invitamos acudir a la MANIFESTACIÓN convocada para el próximo JUEVES 8 de MARZO a las 19 HORAS en Atocha (punto de quedada: 18.45 en Monumento a Velázquez frente puerta principal del Museo del Prado)

!Nos queremos libres, vivas, feministas, combativas y rebeldes! ¿Nos acompañas?

25 de noviembre, "día de la no violencia contra la mujer".

Tejiendo redes donde la violencia no tiene lugar.

 

Estoy sentada viendo la obra de teatro EJQALEM del colectivo Moloj Wa’ix, que pretende sensibilizar sobre el acoso y la violencia sexual a las que muchas mujeres nos enfrentamos [1]: Cuatro mujeres danzan simulando un parto, luego una violación. Después, cómo la madre no cree a la hija y cómo la vuelven a agredir. La obra termina haciendo un llamamiento a la importancia de denunciar, de dejar de sentir vergüenza como víctimas para pasar a hacer sentir vergüenza a los agresores, que son los verdaderos culpables, únicos responsables y quienes deberían vivir, en exclusiva, consecuencias sociales tras la violación. Pero no es así.

 

Esta obra es guatemalteca, estoy en el festival Ruk’u’x en Sololá apenas una semana antes de la fecha 25N, día contra la violencia de género. Y me pongo a pensar como mujer que ha vivido los últimos meses en Guatemala y también como persona española de nacimiento y crecimiento. Sé que esto sucede en este país, a la vez que pienso y sé que esta obra es igualmente válida en España [2] sólo cambiando las vestimentas y lenguas mayas por las “occidentales”.

 

De hecho, el tema está candente estos días en España con el juicio a los violadores de los San Fermines, cuando se cuestiona y analiza la vida de la víctima, más que la de los agresores y, donde, se admiten a juicio evidencias, de que días después ella se estaba divirtiendo [3]. A este y al otro lado del océano, es, igualmente violencia, el hecho de que haya leyes contra la violencia que no se cumplen o que no tienen presupuestos asignados [4], o que mueran 41 muchachas en Hogar Seguro o, mejor dicho, que hayan muerto como consecuencia del abandono del Centro por parte del estado guatemalteco [5].

 

Cuando hablamos de violencia de género pensamos (y las leyes a menudo lo confirman) que esto se reduce a parejas donde los hombres pegan y/o matan a sus mujeres, pero hay mucho más: la violación y el asesinato sexista se soportan en formas más sutiles de violencia que a menudo pasan desapercibidas y, con frecuencia, son normalizadas [6]. El lenguaje también marca la diferencia, de hecho, comencemos a llamarlo violencia machista. Tener miedo a caminar por la noche sola es consecuencia de la violencia machista. Son violencia machista los piropos, las miradas de desconocidos repasando tu cuerpo, que te toquen la pierna "sin querer" al pasar por tu lado... El comentario de "déjalo estar, no es para tanto, mujer" es violencia machista, al igual que pensar que este párrafo pueda parecer exagerado.

 

Y resulta que los agresores siempre son hombres (aunque no todos los hombres) [7]. Tras terminar la obra EJQALEM, salgo del teatro y un hombre borracho se acerca a mi amiga intentando seducirla. Ya de noche, me dirijo a mi alojamiento sola y me cruzo por la calle sólo con los siguientes siete hombres: cuatro jóvenes bebiendo en una esquina que me repasan de arriba a abajo; dos hombres que me dicen algo que no llego a entender; y otro borracho que a cada paso que da está a punto de caerse. Todos y cada uno de estos hombres me intimidan y han sido violentos conmigo, exceptuando al borracho que resulta ser una excepción a los suyos (los borrachos nos acosan e incluso llegan a intentar tocarnos cada día que hemos entrado en un bar, además de ofenderse si les decimos que nos están molestando). En menos de cinco minutos. Y así, cada día, en Guatemala y en España.

 

No me cruzo con ninguna mujer por el camino, y si lo hiciera, no sentiría miedo ni me pondría en situación de alerta. Hasta eso es consecuencia del machismo y su violencia y de la manera en que se nos ha asignado a nosotras la responsabilidad de “cuidarnos” de los agresores, en lugar de decirles a ellos lo vergonzosas que son sus acciones.

 

Quiero poner el foco en los hombres: señores, muchos de los suyos vienen haciendo durante siglos o milenios los "avances" a golpe de violencia y de machete. Incluso con sus mujeres, hijas, vecinas o conciudadanas. También con los hijos cuando son niños, siendo sus referentes y dando lugar a varones que imitan estas conductas como única manera perpetuando así la opresión [8]. Comiencen por evidenciar esos comportamientos en uno mismo y en sus compañeros, desde los actos más obvios hasta los más sutiles y encuentren las ventajas de convertirse en “Nuevos hombres buenos” [9].

 

Por suerte, muchas personas, con mujeres en la primera línea, estamos tejiendo redes donde los machetes no pueden entrar, mostrando que hay otras maneras de hacer. Hay muchas iniciativas y muchas personas que ya luchamos por un mundo donde no sólo en el papel, sino en el día a día, mujeres y hombres seamos socialmente iguales y todas y todos vivamos libres de violencia. Por mencionar algunas iniciativas que conozco, solo en este 25 de noviembre, podemos encontrar el mercado de artesanas de la ciudad de Xelajú, en el departamento de Quetzaltenango, la semana de género en la cooperativa Nuevo Horizonte en Petén o el festival de Monólogos de Mujeres en Ciudad de Guatemala. En España, se encuentran actividades casi en cada ciudad, como la campaña #YoTeCreo a raíz del ya mencionado juicio de los San Fermines, o diferentes manifestaciones y jornadas contra la violencia de género.

 

Sigamos luchando. Vamos por el buen camino, aunque el objetivo se vea, en ocasiones, difuso y lejano. Empecemos por dejar de ser cómplices con nuestra pasividad, tanto mujeres como hombres. Seamos "la manada", actuemos y organicémonos, en Guatemala, en España y alrededor del mundo entero. Sigamos tejiendo, déjennos tejer y únanse a nuestra red.

 

Estefanía Prior

 

Referencias:

[1]https://es-la.facebook.com/UMK.Chixot.oficial/

[2]https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/espana/violencia-contra-las-mujeres/

[3]http://www.eldiario.es/sociedad/Cuestionamiento-preguntas-innecesarias-revictimizacion-violencia_0_708329529.html

[4]http://cadenaser.com/ser/2017/09/28/sociedad/1506551589_417804.html

[5]https://es.wikipedia.org/wiki/Tragedia_del_Hogar_Seguro_Virgen_de_la_Asunci%C3%B3n_de_2017

[6]https://blogs.20minutos.es/mas-de-la-mitad/2016/03/24/hasta-nunca-un-relato-sobre-el-iceberg-de-la-violencia/

[7]https://www.youtube.com/watch?v=-Pl5xt8TuQc

[8] https://familiasenlanube.org/imagino-la-manada-siendo-ninos/

[9] https://www.elespanol.com/cultura/libros/20171116/262474157_0.html

Aquí podrás encontrar artículos y otros materiales relacionados con el tema mujer.

El contenido de los artículos firmados y publicados en este espacio son responsabilidad del autor y no necesariamente expresan el punto de vista de la Asociación Manabí.

Reseña histórica sobre la lucha de la mujer
Documento de recopilación de fechas y acciones de la mujer a nivel mundial.
Reseña histórica sobre la lucha de la mu[...]
Documento Adobe Acrobat [85.6 KB]
Recopilación de discursos sobre la mujer
Contiene discursos sobre la mujer
Recopilación de discursos y ponencias so[...]
Documento Adobe Acrobat [76.2 KB]

Contacto:

Ahora también puede informarse sobre todo lo relativo a nuestra asociación a través de las redes sociales.